CARGANDO...

AP Cantabria, Sec. 2.ª, 104/2009, de 10 de febrero

SP/SENT/453249

Recurso 13/2008. Ponente: JAVIER DE LA HOZ DE LA ESCALERA.

Practicado el deslinde queda claro que la propiedad de los actores se prolonga hasta el muro medianero 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO: Por el Sr. Juez del Juzgado de Primera Instancia núm. Dos de Laredo y en los autos ya referenciados, se dictó Sentencia con fecha 9 de noviembre de 2007 , cuya parte dispositiva es del tenor literal siguiente: "FALLO: Desestimo íntegramente la demanda interpuesta por Doña Esperanza y Don Juan Alberto , representados por la procuradora Sra. Salas contra Doña Rocío y Don Conrado representados por el Procurador Sr. Ruiz Teijeiro. La parte demandante deberá pagar las costas procesales causadas en esta instancia procesal".
SEGUNDO: Contra dicha Sentencia la representación de la parte demandante preparó recurso de apelación, que se tuvo pro preparado; interpuesto en forma y dado traslado del mismo a la contraparte, que se opuso al recurso, se elevaron las actuaciones a esta Ilma. Audiencia Provincial, en que se ha deliberado y fallado el recurso en el día de ayer.
TERCERO: En la tramitación del recurso se han observado las prescripciones legales salvo el plazo de resolución en razón al número de recursos pendientes y su orden.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
Se admiten los de la Sentencia de instancia, en tanto no sean contradictorios con los que a continuación se establecen; y
PRIMERO: Los demandantes en la instancia se alzan contra la sentencia del juzgado que desestimó íntegramente su demanda e insisten en sus pretensiones, consistentes resumidamente en el deslinde de su finca respecto de la de los demandados y la reivindicación del terreno que resulte de dicha operación y esté ocupado por estos, entendiendo que el lindero debe ser fijado en una línea concreta, la que define la balconada de la casa de los demandados. Pues bien, la juzgadora de instancia reconoce en su sentencia que, en efecto, existe una confusión de linderos entre ambas propiedades, consecuencia de la alteración en el tiempo de su realidad física, conclusión que no puede por menos de compartirse a la vista de las pruebas practicadas y en especial de la pericial, que permite constatar que existe ciertamente una indefinición de hasta donde llega la propiedades de cada uno de los colindantes, tanto en cuento a las edificaciones en sí mismas como en cuanto al terreno existente delante de ambas a su entrada, debiendo destacarse que el deslinde se pide precisamente respecto del frontal de ambos edificios y su frente. La confusión de linderos no resulta solo de que las partes los discutan, sino de que efectivamente no hay unos signos físicos claros que los evidencien, no ya sobre el suelo del frente de las casas, sino tampoco en la fachada misma, pues si en la part
e discutida ambos han extendido sus actos de posesión, simulando continuar la fachada o continuando su recubrimiento, creando así una zona de verdadera promiscuidad posesoria pese al carácter urbano de ambos inmuebles que debe ser dilucidada a través de la acción de deslinde ejercitada. Los propios demandaos, en fin, admiten en su escrito de oposición la necesidad del deslinde.SEGUNDO: El deslinde, dice al art. 385

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Productos Recomendados