CARGANDO...

AP Alicante, Sec. 5.ª, 139/2016, de 5 de abril

SP/SENT/861865

Recurso 520/2015. Ponente: JOSE LUIS UBEDA MULERO.

No aprecia existencia de alteraciones en la comunidad por las obras realizadas, pudiéndose presumir la existencia de consentimiento tácito, no acreditándose tampoco la causación de molestias 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Por el Juzgado de Primera Instancia núm. 4 de Alicante, en los autos de Juicio Ordinario núm. 754/2014, se dictó en fecha 17 de septiembre de 2015 sentencia cuya parte dispositiva es del siguiente tenor literal:
"Que DEBO DESESTIMAR y DESESTIMO la demanda interpuesta por D/ña. Desiderio Y DOÑA Ascension contra D/ña. Fernando Y DOÑA Delfina ABSOLVIENDO a la parte demandada de las pretensiones contra ella formuladas, con expresa imposición de las costas a la parte demandante."
SEGUNDO.- Contra dicha sentencia interpuso recurso de apelación la parte actora, habiéndose tramitado el mismo por escrito en el Juzgado de procedencia, en la forma introducida por la Ley 1/2000, elevándose posteriormente los autos a este Tribunal, donde quedó formado el correspondiente Rollo de apelación número 520/2015 , señalándose para votación y fallo el pasado día 4 de abril de 2016, en que tuvo lugar.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- Frente a la sentencia recaída en el procedimiento de juicio ordinario tramitado en la instancia, desestimatoria de la demanda sobre cerramiento parcial de zona de uso privativo, interpone el presente recurso de apelación la parte actora solicitando la estimación de su pretensión que tal resolución rechaza, a lo que no puede accederse por cuanto que toda su tesis se basa en una subjetiva valoración de la prueba que no puede prevalecer sobre la más objetiva de la Magistrada a quo, que no se demuestra errónea, ya que del conjunto probatorio no se desprende infracción alguna de preceptos de la Ley de Propiedad Horizontal ni del Código Civil como se denuncia en el recurso, debiendo tenerse en cuenta no solamente la naturaleza de la modificación que enfrenta a los dos matrimonios litigantes, perfectamente descrita en la resolución de instancia, sino también la existencia de múltiples alteraciones existentes en la comunidad, algunas acometidas por los propios demandantes, cuya falta de actividad al respecto hace presumir la existencia de un consentimiento tácito; por otra parte, tampoco se acreditan las molestias que se denuncian en la demanda como justificadoras de la acción que se ejercita.
En este sentido, debe recordarse el criterio de este Tribunal (contenido entre otras en sentencias de 21.12.1993 , 9.02.1994 y 29.09.2004 ) sobre el alcance del control jurisdiccional que se realiza en la segunda instancia y que vi
ene referido a la legalidad de la producción de las pruebas, a la observancia de los principios rectores de su carga y a la racionalidad de los términos en que se haya justificado su valoración. Acerca de la valoración de la prueba pericial debe tenerse en cuenta la doctrina del Tribunal Supremo contenida en sentencias, entre otras muchas, de 7 de julio de 1993 , 25 de noviembre de 2002 , 9 de octubre de 1981 , 13 de mayo de 1983 , 9 de junio de

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados