CARGANDO...

AP Granada, Sec. 3.ª, 245/2000, de 18 de marzo

SP/SENT/322882

Recurso 530/1999. Ponente: CARLOS DE VALDIVIA PIZCUETA.

No procede el pago por parte de la entidad de la Comisión de Devolución de efectos, al no haber sido pactado su abono por las partes ni expresa ni tácitamente 
No tiene permisos para ver el contenido de los extractos
ANTECEDENTES DE HECHO
PRIMERO.- Que, por el mencionado Juzgado se dictó sentencia en fecha dieciocho de Febrero de mil novecientos noventa y nueve, cuya parte, dispositiva es del tenor literal siguiente: "Que DESESTIMANDO, la demanda formulada por XXX S.L., frente al BANCO ZZZ, sobre reclamación de cantidad, daños y perjuicios causados, ABSOLVIENDO a la demandada de todos y cada uno de los pedimentos actores, con expresa condena en costas a la actora."
SEGUNDO.- Que, substanciado y seguido el presente recurso por sus trámites en virtud de apelación interpuesta por la parte actora, en el acto de la vista su Letrada interesó dictar sentencia en favor de su representada, revocando la de primera instancia, y por la parte apelada su Letrado solicitó se confirme la sentencia de primera instancia, con costas.
TERCERO.- Observadas las prescripciones legales de trámite, en esta alzada.
Siendo Ponente en las presentes actuaciones, el Magistrado Iltmo. Sr. D. Carlos José de Valdivia Pizcueta.
FUNDAMENTOS DE DERECHO
PRIMERO.- El artículo 1275 del Código civil, refiere el carácter objetivo de la causa, pues prescinde de los propósitos o móviles subjetivos, y ello como criterio genérico (y esencial) para toda clase de contratos. Además en dicho precepto se insiste en que los contratos "sin causa" a con "causa ilícita", no producen efecto. La mención que se acaba de hacer (enraizada en la noción objetiva de causa, insistimos en esto) nos conduce, apartado el artículo 1274 del Código Civil que contiene una enumeración de "causas", un concepto Legal de "causa contractual" al artículo 1277 del Código Civil, que expone una presunción de existencia y licitud de aquella, de ésta manera: "Aunque la causa no se exprese en el Contrato, se presume que existe y que es lícita mientras que el deudor no pruebe lo contrario".
De este precepto se extraen las siguientes consecuencias:
A), Que, en nuestro Derecho no tienen cabida los llamados negocios jurídicos abstractos. Todo negocio es causal de forma explícita, implícita o presunta; B), Que, aun cuando los motivos o móviles subjetivos, los que determinan la voluntad de contratar (móvil impulsivo), no son ajenos a la realidad de la causa (se pueden citar en tal sentido, las Sentencias del T.S. de 24 de Marzo de 1950 y de 23 de Noviembre de 1961), lo cierto es que la dificultad de demostrar dichas intenciones es difícil; C), Que, la presunción contenida en el artículo 1277 del Código C
ivil, es una de naturaleza "iuris tantum", por lo que la prueba del hecho obstativo de la misma se impone. Prueba en contrario, que ponen de manifiesto las Sentencias del T.S., entre otras, de 7 de Junio de 1993 y de 23 de Julio de 1994.Las anotaciones hechas, de manera genérica, a la causa contractual se traen a escena, ante esa negativa que la parte Demandante - apelante hace de la causa, por lo que atañe

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

¿Quieres ver este documento y muchos más totalmente gratis?

Disfrútala durante 3 días

Durante 3 días

No incluye Formularios

Rellena el siguiente formulario para darte de alta en el TOP Jurídico Reclamaciones Bancarias y te enviaremos tu clave demo para que empieces a utilizarla inmediatamente:

Al pulsar el siguiente botón aceptas el tratamiento de tus datos personales

Información básica sobre Privacidad y Protección de Datos

Responsable: Editorial Jurídica sepín, S. L.

Finalidades principales: Para la contratación de servicios y productos de sepín.

Envío de información sobre productos y servicios a través de cualquiera de los medios de contacto facilitados

Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o previo consentimiento.

Derechos: Si deseas conocer la información sobre tus datos, corregir errores, suprimir datos, limitar su tratamiento o pedir que se trasladen a otra entidad, puedes ejercer los derechos que te reconoce el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) dirigiéndote a Editorial Jurídica sepín, a la dirección postal c/ Mahón, 8 – 28290 Las Rozas (Madrid) o a la dirección de correo electrónico delegadodeprotecciondedatos@sepin.es para acceder, rectificar, suprimir, oponerte, limitar, portar tus datos personales y a no ser objeto de decisiones basadas únicamente en el tratamiento automatizado de tus datos, acompañando un documento identificativo junto con la solicitud. Igualmente, podrás ejercitar tus derechos a través de los formularios on·line que ponemos a tu disposición en nuestra web. Tienes derecho a presentar reclamación ante la autoridad de control.

Información Adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en nuestra página web: www.sepin.es/informacion-legal/politica-privacidad.asp

Productos Recomendados