CARGANDO...
Brand
  • Clasificadores del documento
    • MERCANTIL
        • Banca
            • Intermediarios financieros
                • (*General) Intermediarios financieros
            • Otras operaciones
                • (*General) Otras operaciones
                • Bonos
                • Cuotas participativas
                • Fondos de inversión
                • Informaciones comerciales
                • Legislación MiFID
                • Obligaciones subordinadas
                • Otros productos complejos
                • Participaciones preferentes (PPR)
                • Permuta financiera (SWAP)
                    • (*General) Swap
        • Mercado de valores
            • Normas de conducta
            • Operaciones de inversión

Opinión. Septiembre 2018

SP/DOCT/75870

El derecho de información en la contratación de derivados financieros

Adela del Olmo Directora Técnica de Sepín Mercantil

El derecho de información en el ámbito de la contratación de derivados financieros es crucial para poder considerar válido el contrato y no incurrir en error excusable. No cabe duda de que solo se puede prestar un consentimiento válido cuando se conoce tanto lo que se está contratando como sus consecuencias jurídicas y económicas.
En el ámbito del mercado de valores y los productos y servicios de inversión, el incumplimiento por la empresa de inversión del deber de información al cliente no profesional, si bien no impide que en algún caso conozca la naturaleza y los riesgos del producto, y, por lo tanto, no haya padecido error al contratar, lleva a presumir en el cliente la falta del conocimiento suficiente sobre el producto contratado y sus riesgos asociados, que vicia el consentimiento.
Antes de la transposición de la Directiva MiFID, se regulaba en la Ley del Mercado de Valores y en el Real Decreto 629/1993, de 3 de mayo, que establecía las normas de actuación en los mercados de valores y registros obligatorios y desarrollaba las normas de conducta que debían cumplir las empresas del mercado de valores. Estas empresas debían actuar en el ejercicio de sus actividades con imparcialidad y buena fe, sin anteponer los intereses propios a los de sus clientes, en beneficio de estos y del buen funcionamiento del mercado, realizando sus operaciones con cuidado y diligencia, según las estrictas instrucciones de sus clientes, de quienes debían solicita
r información sobre su situación financiera, experiencia inversora y objetivos de inversión.Tras la transposición de la citada Directiva, el Real Decreto 217/2008, de 15 de febrero, Normas de Actuación en los Mercados de Valores y Registros Obligatorios, regula el régimen jurídico de las empresas de servicios de inversión y de las demás entidades que prestan servicios de inversión y configura un derecho de informac

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave 

Productos Recomendados