CARGANDO...

Artículo Monográfico. Noviembre 2019

SP/DOCT/83535

La irrupción de LexNET y el art. 32.5 LEC: incidencia en la imposición de costas en procedimientos totalmente telemáticos

Julio J. Sánchez Barreda. Abogado

Ya hace tiempo que las comunicaciones electrónicas en la Administración de Justicia (LexNET, en el ámbito territorial del Ministerio de Justicia) son una realidad en el sistema judicial español. La implantación de un sistema telemático ha supuesto, como es lógico, una revolución, con una particular incidencia y cambios en la práctica judicial en aspectos que hasta la fecha nos eran totalmente desconocidos. En el orden jurisdiccional civil, la norma básica sobre la que se rige todo el procedimiento, y en la que se han incorporado muchas de esas novedades, es, lógicamente, la propia Ley de Enjuiciamiento Civil (Ley 1/2000, de 7 de enero, en vigor desde el 8 de enero de 2001), que derogó a la ya muy vetusta Ley Procesal Civil, publicada el 5 de febrero de 1881, hace ahora 120 años. La actual, que ha cumplido ya su mayoría de edad, ha sido objeto de sucesivas modificaciones para adecuarse a la realidad del momento, pero todavía tiene varias asignaturas pendientes en lo relativo a adaptarse a los procedimientos telemáticos. Una de ellas es la posible contradicción existente entre el art. 32.5 de la Ley de Enjuiciamiento Civil, según como fue redactado por el legislador, en contraste con la realidad social en la que ahora mismo nos encontramos. No hay que olvidar que, como se dice coloquialmente, la ley va siempre por detrás de los acontecimientos.
Tampoco debe perderse de vista que la actual Ley de Enjuiciamiento Civil, en su Exposición de Motivos, trata precisamente esta problem
ática: el paso del tiempo. No en vano era necesaria en su momento una nueva ley que afrontase y diese respuesta a numerosos problemas de imposible o muy difícil resolución a través de una ley de otro siglo, que no tenía en cuenta la realidad social en la que ya se encontraba la sociedad con el transcurso de los años. Como es lógico, el legislador es legislador, no adivino; y por muy buen trabajo que realizase en su momento, resultaba totalmente i

Para acceder al documento completo, por favor, introduce usuario y clave


Si deseas acceder a todos los documentos
Si solo deseas descargarte este documento

Para solicitar más información, pulsa aquí y nos pondremos en contacto contigo.

Formación Recomendada

Productos Recomendados