Accidente de tráfico por irrupción de animal en calzada

Accidente de tráfico por irrupción de animal en calzada

Autor: Dpto. Jurídico Sepín Responsabilidad Civil y Seguro

Publicación: 7 / 2018

ISBN: 978-84-1333-090-7

Editorial: SEPIN

Referencia: 4713

Precio: 18

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line

El ordenamiento español realiza una curiosa distinción para poder determinar quién debe responder de los daños provocados en un accidente de tráfico provocado por la irrupción de un animal en la calzada, ya que habrá que distinguir si se está ante un animal "doméstico", entendiendo por tal las mascotas o aquellos que producen un servicio al ser humano, como las ovejas o caballos, o un animal de caza. Esto es porque dependiendo de esta clasificación se deberá acudir a normativa diferente.
Así, en esta publicación se recoge una selección de la casuística jurisprudencial sobre dicha distribución atendiendo a continuación al sujeto responsable, así como, un conjunto de formularios, doctrina y esquemas, que servirá de ayuda para establecer a quien se debe reclamar en este tipo de siniestro


Doctrina
Mayor responsabilidad del conductor en el atropello de especies cinegéticas tras la reforma de la Ley de Tráfico
Accidente de tráfico causado por la irrupción de un animal en la calzada
Responsabilidad de las Administraciones Públicas
Formularios
Reclamación de responsabilidad patrimonial por daños causados por irrupción de animal en la calzada
Ordinario para reclamación de daños derivados de accidente de circulación por irrupción de un animal proveniente de un coto
Verbal para reclamación de daños derivados de accidente de circulación por irrupción de un animal proveniente de un coto
Jurisprudencia y Resoluciones
Provocados por animales domésticos
Responsabilidad del conductor
La culpa exclusiva de conductor que circulaba bajo los efectos del alcohol, y no la irrupción del jabalí en la calzada provocaron el siniestro
La falta de prueba de negligencia o inadecuación de la velocidad del conductor hacen responder del siniestro al propietario del animal que irrumpió sorpresivamente en la calzada
La irrupción del perro en la calzada creó el peligro y por ello responde su dueño de las lesiones producidas, sin que pueda imputarse la caída al hecho de que el ciclista se asustase y frenase incorrectamente
Responsabilidad del vehículo que colisionó con la parte trasera del que le precedía por frenar inesperadamente este ante la irrupción súbita de animales en la calzada, al no probar que guardara correctamente la distancia de seguridad
Responsabilidad del propietario o poseedor
La irrupción del caballo en la vía no responde a una causa de fuerza mayor, independientemente de que la cuerda de amarre fuese cortada por terceros, por dejarle sin vigilar y en una finca sin cercar, y tampoco se aprecia culpa alguna en la víctima
Aunque no fuese la yegua del recurrente la que finalmente causó los daños al lesionado en el siniestro, queda probado que el conjunto de animales propiedad de distintas personas crearon una unidad de riesgo, debiendo operar la solidaridad impropia
Los daños reclamados en la ambulancia eran desproporcionados para ser consecuencia del golpe con un perro que además no presentó lesiones
Aunque la prueba de indicios parece indicar que el demandado era el propietario del ganado porcino que provocó el siniestro al escaparse e irrumpir en la calzada, las pruebas directas no justifican los requisitos de los artículos 1902,1903 y 1905 CC
La consignación del importe de la indemnización como requisito para recurrir no será de aplicación, pues los daños derivan de la irrupción del can en la calzada y no de tal circulación, fundándose la acción en el art. 1905 CC
El hecho de que no se acredite la propiedad ni la posesión del caballo que irrumpió en la vía y colisionó con el vehículo, supone que no se estime la condena al demandado por los daños ocasionados
Responde del accidente el propietario del perro que se cruzó en la trayectoria del ciclista, independientemente de que le llevase atado o no, en conformidad con el art. 1905 CC
Responsabilidad de la administración
Las pruebas periciales y el atestado policial confirman que el mal estado del vallado de la carretera provocó la entrada de la res vacuna en la vía y en con ello el siniestro del que responderá la Administración
La administración no responderá de la colisión por la irrupción de un perro, pues se estima que este se introdujo por un enlace viario
La prueba de los desperfectos en el vallado perimetral de la autovía confirma que las cabras salieron a la vía por este lugar, debiendo responder la Administración por su funcionamiento anormal
Procede la concurrencia de culpas entre la Administración, por no cumplir con el deber de protección de evitar la irrupción de caballos en la vía, y el conductor, por circular con exceso de velocidad y sin el cinturón de seguridad abrochado
Provocados por especies cinegéticas
Responsabilidad de la administración
En el siniestro provocado por la colisión con un jabalí hallado muerto en mitad de la calzada no se estima la responsabilidad patrimonial, pues la vía estaba correctamente señalizada y en buen estado
Destacado el buen estado del firme, de la valla próxima al siniestro y la existencia de la señal correspondiente, junto con la tesis de que ciertas especies son capaces de traspasar el vallado, se desestima la responsabilidad patrimonial
Aunque el atestado haga constar la irrupción de un ciervo en la calzada como causa del siniestro y fallecimiento del menor, no puede responder la Administración, porque la vía contaba con la señalización adecuada según la Ley de Carreteras
La falta de prueba respecto de defecto alguno en el vallado de la autovía exonera a la Administración de responder por el siniestro causado por alcance a un jabalí
La ausencia de advertencia de peligro por cruce de animales cuando era un lugar de concentración de accidentes deriva en responsabilidad patrimonial por la colisión contra un ciervo
La señalización por parte de la Administración, del refugio de fauna, elimina toda responsabilidad de esta en el siniestro que se produjo por el atropello a un jabalí
La irrupción del jabalí en la calzada no se debió a la acción de cazar, tal como ha sido comprobado por los agentes y consta en el atestado, además la falta de prueba de que fuese un lugar de concentración de siniestros por ungulados impide la responsabilidad patrimonial de la Administración, al no tener la misma obligación de señalización
La administración no incurre en responsabilidad alguna, pues el hecho de que fuera una zona sin riesgo la excluía de la obligación de señalizar el peligro de irrupción de animales, y además también lo estaba de vallarla por ser una carretera convencional
Accidente por irrupción de animal en la calzada, concurrencia de culpas del 30-70 por ciento entre la Administración, por considerar la presencia del corzo causa mediata, y la víctima, debido a la incorrecta maniobra evasiva
Responsabilidad de la concesionaria
Jurisprudencia y Resoluciones
La ausencia de prueba por parte de la concesionara de que agotó todas las medidas de seguridad posibles para evitar que el jabalí entrara en la calzada y provocara la colisión, supone que se le responsabilice por los daños ocasionados
La empresa encargada de la vigilancia y seguridad responderá del siniestro ocurrido por la irrupción de un jabalí al no acreditar que tomó las medidas de seguridad apropiadas
La concesionaria no acredita el cumplimiento del deber de conservación, y por ello deberá responder de la irrupción del jabalí en la vía
La concesionaria de la vía resulta responsable del siniestro, por irrupción de un jabalí en la calzada, al no quedar acreditado que la malla estaba en perfecto estado y por el mero dato objetivo de la presencia del animal en la zona de rodadura
Responsabilidad del titular del coto de caza
Resulta probado que el siniestro del motorista recurrente se produjo por la existencia del jabalí en la calzada, y acreditado que en el coto en el mismo día hubo actividad de caza, debe imputarse al mismo su responsabilidad
La falta de acreditación por parte del club de cazadores de que el terreno colindante a la vía donde se produce la irrupción del jabalí no la tenían arrendada, confirma su responsabilidad en el siniestro
Los informes no demuestran falta de diligencia en la conservación, ni insuficiencia del método para evitar la multiplicación de jabalíes y como el accidente no se debió a la acción de cazar, no puede imputarse a la sociedad titular del coto
La falta de prueba de que la sociedad titular del coto de caza no cumplió con el censo necesario, ni que la irrupción del ciervo se debió a la acción de cazar o la ausencia de señalización, la exonera de responsabilidad
El Club Deportivo de caza y su aseguradora resultan responsables del accidente por irrupción del corzo debido a la falta de diligencia frente al incremento conocido de estos accidentes, al no adoptar ni proponer medida alguna a tal efecto
La existencia de señales de tráfico y el cumplimiento con el cupo de capturas fijado resulta insuficiente para exonerar de responsabilidad al coto de caza, pues no ha adoptado las medidas específicas ni extraordinarias correspondientes
Responde del siniestro el titular del coto de caza por la falta de diligencia en la conservación del terreno, por no tenerlo vallado, a pesar de su falta de obligación, y por tratarse de un suceso habitual en carretera de gran afluencia de vehículos
La demanda contra el titular de un coto de caza y la concesionaria de la vía, por la colisión entre un turismo y un jabalí, queda desestimada, al no probar la actora esta responsabilidad y no poder valerse de la doctrina de la facilidad probatoria
Las periciales practicadas y el atestado policial confirman que el siniestro se produjo por la irrupción de una piara de jabalíes en la autovía, lo que hará responder a la sociedad titular del coto por falta de cumplimiento de sus deberes
La colisión por irrupción de ciervo en la calzada es responsabilidad del coto de caza, cuanto no queda probado infracción alguna del camión y tampoco el defectuoso estado de conservación de la vía
El titular de la explotación cinegética no cumplió el programa de actuación cinegética establecido, por lo que procede su condena por el accidente causado por la irrupción del animal en la calzada

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido