La habitualidad en el maltrato familiar

La habitualidad en el maltrato familiar

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Violencia Doméstica y de Género

Publicación: 3 / 2019

ISBN: 978-84-1333-245-1

Editorial: SEPIN

Referencia: 5162

Precio: 18

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line

El maltrato familiar habitual se recoge en los apdos. 2 y 3 del art. 173 del Código Penal, bajo la mención en el apdo. 2, "El que habitualmente ejerza violencia física o psíquica sobre (…)" que pasa después a enumerar a los sujetos pasivos del tipo. Para apreciar la habitualidad, tal como dice el apartado 3 del mismo artículo, habrá que estar al número de actos de violencia acreditados, así como a la proximidad temporal de los mismos.
¿Cómo puede probarse la habitualidad en el maltrato, dado que en muchas ocasiones ocurre de puertas adentro? ¿Cuál es el número mínimo de actos de violencia para que se aprecie el delito? ¿Puede denunciarse por el maltrato habitual y también por los actos concretos de violencia desplegados que conforman el delito? En esta guía temática encontramos la opinión de nuestros autores, además de consultas sobre la materia, la legislación específica aplicable y un estudio jurisprudencial, que arrojan luz sobre el tema para que resulte lo más práctica posible.


Doctrina
La habitualidad en el maltrato
Aproximación al maltrato desde una visión criminológica
Torturas y otros delitos contra la integridad moral: Comentario del artículo 173 del Código Penal
Análisis del "estándar" de prueba exigido en el maltrato físico y psíquico habitual
Consultas
Consideración de la habitualidad en el delito de malos tratos habituales
Maltrato habitual a una anciana por parte de su hija y de su nieta menor de edad, con las que convive
Aplicación de la figura del concurso de delitos en un supuesto de maltrato psíquico habitual junto a amenaza y maltrato físico puntual
Legislación
Circular 4/2003, de 30 de diciembre, nuevos instrumentos jurídicos en la persecución de la Violencia Doméstica
Acuerdo del Pleno de la Sala Segunda del Tribunal Supremo, de 21 de julio de 2009, sobre interpretación de la violencia física o psíquica incluida en el art. 173.2 del C. Penal
Jurisprudencia y Resoluciones
Episodios de maltrato
Los cuatro episodios de violencia del acusado hacia su pareja en menos de un mes permiten entender aplicable la nota de la habitualidad, y ratifican la condena por el delito de maltrato habitual
A pesar de la corta relación del acusado y la víctima de solo 2 meses, la conducta de maltrato en el último tiempo que ha ido en aumento es propia del delito del artículo 173 CP
Situación permanente de maltrato
De los hechos se deduce el delito de maltrato habitual; el acusado golpeaba a su compañera –en ocasiones hasta con un cinturón-, le tiraba del pelo, le mordía, le escupía y le orinaba encima, apreciándose una clara habitualidad
La conducta del acusado encaja en el 173.2 CP, en tanto ejecutó actos de agresión física y psíquica sobre su ex esposa con asiduidad, afectando a las hijas menores, vejatorios, de violencia y miedo y permanentes en la relación
La prueba de las situaciones de violencia física y psíquica habitual del acusado frente a la víctima que vive atemorizada y en situación ansiosa confirma la condena por el delito del artículo 173.2 CP
Maltrato habitual consistente en una situación de permanente, con un comportamiento reiterado de hostilidad con violencia psíquica y en ocasiones física
Estamos también ante un delito de maltrato familiar habitual dado que el acusado sometía a los miembros de la familia a un clima total de dominación, golpeando a sus hijas pequeñas y a su esposa a menudo
Prueba de la habitualidad
La declaración de la psiquiatra que trataba a los menores exponiendo el trato agresivo, degradante, humillante y vejatorio que el acusado tenía con la víctima y con los niños corroboran el maltrato
La sola declaración de la víctima del maltrato habitual es suficiente, pues es testigo cualificada al ser sujeto pasivo del delito, sin que la tardanza en denunciar pueda entenderse de otra manera que el miedo al acusado y a la situación vivida
La declaración de la víctima creíble, apoyada por la del testigo que aparecía en la grabación donde el acusado reconocía los hechos, además de la pericial, confirma el delito de maltrato habitual imputado
El informe forense enmarca a la víctima en el de una personalidad de tipo dependiente y aislada socialmente que se desenvuelve en una relación de dominio, insultos, amenazas y control por parte del esposo
La declaración de la esposa y de la hija, además del informe psicológico que refleja el trauma sufrido, justifican la condena por malos tratos habituales y psicológicos durante años
Lo que hay que probar en el delito de maltrato habitual es la constante situación agresiva del acusado, la permanencia en el trato violento
No se aprecia habitualidad
No se aprecia una situación real de control por el acusado a la víctima, sin que los tres episodios de violencia supongan una habitualidad en el maltrato
No se concretan ni pueden probarse los anteriores episodios de maltrato para acreditar la violencia habitual ejercida sobre la víctima
Se mantiene el sobreseimiento ya que los hechos denunciados no son constitutivos de maltrato habitual sino las divergencias propias del divorcio y la convivencia forzada, puestos de manifiesto sólo cuando se solicitó la custodia compartida
A pesar de las declaraciones de la víctima y de los hijos testigos de los hechos sobre los insultos y el control económico por parte del acusado no dejando que la mujer trabajase, las versiones contradictorias impiden la condena por maltrato habitual
Los dos episodios violentos probados no se encuentran próximos en el tiempo, elemento determinante de la habitualidad del maltrato
Compatibilidad con el delito del art. 153 CP
La compatibilidad de los delitos de los artículos 153 y 173 CP que viene admitiendo la jurisprudencia, permite la condena por ambos
La declaración de los testigos directos, amigas de la víctima; los testigos de referencia, relato del hijo en el colegio; la documental de los servicios sociales y la pericial de las lesiones, se confirman los delitos de los artículos 153 y 173 CP
Prescripción del delito
La conducta continuada en el tiempo que duró la relación sentimental, y el cómputo de los plazos impide apreciar la prescripción del delito de maltrato habitual familiar imputado
El plazo de prescripción del delito de malos tratos habituales tiene en cuenta la fecha del último hecho, no del primero, para aplicar la prescripción
El delito de maltrato habitual no ha prescrito dado que habiendo hechos posteriores que forman parte del delito permanente no puede operar la prescripción

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido