Tratamiento de los abusos y agresiones sexuales a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo del caso de «La Manada»

Tratamiento de los abusos y agresiones sexuales a raíz de la Sentencia del Tribunal Supremo del caso de «La Manada»

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Penal

Publicación: 9 / 2019

ISBN: 978-84-1333-342-7

Editorial: SEPIN

Referencia: 5369

Precio: 18

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line

La STS, Sala Segunda, de lo Penal, 344/2019, de 4 de julio, que pone fin al caso de "La Manada", realiza un análisis jurisprudencial muy acertado al hilo de la sentencia y del debate jurídico sobre los delitos contra la libertad sexual. En él se revisan las figuras jurídicas de las agresiones y los abusos sexuales, así como las diferentes agravaciones de estos delitos aplicables al supuesto. ¿En qué casos hay intimidación? ¿Cómo se diferencia esta del prevalimiento? ¿Se conculca el "non bis in idem" en la aplicación de agravantes? En esta práctica guía temática nos adentramos en estas y en otras cuestiones, en la que incluimos la opinión de los expertos, así como las sentencias del caso y la jurisprudencia analizada por el Alto Tribunal.


Jurisprudencia Comentada
Abusos y agresiones sexuales en la Sentencia del Tribunal Supremo del caso «La Manada»: estudio de la jurisprudencia que analiza
Doctrina
La frágil línea de la violencia y la intimidación en los delitos sexuales. La proyección del "no" en estas figuras delictivas: reflexiones en torno a un único delito sexual por la visión de género. Apuntes para un bien jurídico colectivo propio de una sociedad del siglo XXI
La falta de consentimiento en los delitos sexuales
Jurisprudencia
Sentencias del caso «La Manada»
Caso La Manada: condena por delito continuado de agresión sexual con intimidación, agravado por trato especialmente degradante y comisión en grupo
Caso La Manada: se confirma la condena de los acusados por los delitos de abuso sexual con prevalimiento
Caso la Manada: condena por cinco delitos de abusos sexuales con prevalimiento y penetración, con pena de nueve años de prisión e indemnización de 50.000 euros más gastos médicos
Delito continuado de agresión sexual
El acusado introdujo a la víctima en el habitáculo del baño y utilizó fuerza e intimidación para penetrarla vaginalmente, pues ella se negó y tuvo que asirla del brazo o sentarla sobre él para penetrarla: hay delito de agresión sexual
La amenaza del abuelo con pegarle al nieto "si no le masturbaba" colma con suficiencia una intimidación independiente del prevalimiento por el parentesco y edad del menor
No quedando acreditado en el relato de los hechos que la agresión sexual se produjese con violencia o intimidación es por lo que se admite que no proceda la condena por el tipo agravado
Diferencia entre intimidación y ausencia de consentimiento
El acercamiento en grupo a las menores con intencionalidad sexual, de manera intimidatoria por la diferencia de edad y por lo declarado por las menores que se sintieron intimidadas "paralizadas por el miedo" integra la agresión sexual
La presencia de otra u otras personas que actúan en connivencia con quien realiza el forzado acto sexual forma parte del cuadro intimidatorio que debilita o incluso anula la voluntad de la víctima para poder resistir
El acusado utilizó la fuerza física y la intimidación para conseguir que la mujer accediera contra su voluntad manifestada a sus pretensiones sexuales
La intimidación para forzar a la víctima a tener relaciones sexuales se da tanto desde el punto de vista objetivo como subjetivo, por las condiciones de los agresores: hay delito de agresión sexual
No se considera intimidación que la menor accediese a realizar los actos lúbricos por la situación en casa o la enfermedad de su madre, circunstancias que casan más con el abuso de superioridad del sujeto activo del delito
Grado de intimidación
La progresión delictiva del acusado cuando la niña era más pequeña en que bastaba el prevalimiento, a la intimidación que usó cuando fue creciendo, hacen correcta la agravación de la intimidación
Resulta probado que la agresión sexual de acusado se produjo con intimidación no solo en el momento inicial al utilizar un arma sino en el resto de esta, al utilizarse amenazas
El hecho de decir a una persona con trastorno mental, al abusar de ella, "que no se lo diga a su madre", no constituye intimidación
La situación de superioridad en los abusos sexuales por la relación paternofilial no supone violencia ni intimidación para calificarlo por la vía de los artículos 178 y 179 CP
La intimidación para tener relaciones sexuales con la víctima, amenazándola con despedirla, pero sin que tuviera el acusado potestad para hacerlo, no encaja en la figura agravatoria
Diferencia entre intimidación y prevalimiento
Concurre prevalimiento que cualifica los abusos sexuales a las menores toda vez que el acusado se aprovechó de la singular posición de ser el tío de aquellas; aprovechó tal prevalencia para satisfacer sus apetencias sexuales
El aprovechamiento de la situación de superioridad por ser profesor de las menores configura el prevalimiento, al existir una desproporción o asimetría entre las partes
No hubo prevalimiento en el abuso sexual sino un vicio en el consentimiento de las menores teniendo en cuenta la diferencia de edad del acusado y las víctimas en atención a su situación de penuria económica
Diferencia entre la intimidación, que impide decidir a la víctima, y el prevalimiento, que consigue un consentimiento viciado en el delito sexual
La presencia de varios individuos concertados para ejecutar el ataque contra la libertad sexual conlleva un fuerte componente intimidatorio, más a una única joven y en un lugar solitario
Agravación por trato especialmente degradante o vejatorio
Aunque el acusado profirió expresiones humillantes a la víctima, las mismas no pueden trascender para poder aplicar el delito de agresión sexual agrava
La víctima fue sometida, durante el tiempo de la agresión, a una situación en que la violencia e intimidación permitieron la agresión sexual y excedieron mediante una serie de penetraciones violentas: se aprecia trato especialmente degradante
Agresión particularmente vejatoria al colocar a la víctima de lado para que los dos agresores pudieran penetrarla
Las heridas hechas con un objeto punzante en una mama y espalda de la víctima suponen un trato especialmente degradante, por ser un comportamiento especialmente cruel y brutal añadido a la agresión sexual
El subtipo agravado de agresión sexual "particularmente " degradante o vejatoria
Agravación por actuación conjunta de dos o más personas
Habiendo sido cooperador necesario en la agresión sexual cometida por su hermano, no beneficiándose de la ejecución de la agresión, se concluye que no cometió la acción típica, y no puede serle aplicable el subtipo agravado de realización conjunta
En el supuesto de autos no se vulnera el principio non bis in idem alegado pues la agravación del artículo 180.1.2 del CP solo se le aplica al autor y no al cooperador
Aunque la víctima devalúe la conducta penal del acusado que la llevó a lugar solitario para que otros tuviesen relaciones sexuales con ella, no podrá evitarse la imputación por cooperación necesaria
La actuación conjunta que da lugar a la agravación ya era apreciable con independencia de la aportación del acusado, que de esa forma coopera en la ejecución de un hecho ya agravado
No se puede aplicar la agravante de comisión del hecho por dos o más personas ya que se enjuicia aquí al cooperador necesario, no al autor, y ello supondría quiebra del principio non bis in idem
No vulnera el principio de non bis in idem aplicar la agravación por actuación conjunta de varios sujetos a la agresión sexual cometida a título de autor: sí lo vulnera aplicarlo en los que actuó como cooperador necesario
Delito de violación aún con acuerdo previo para mantener relaciones sexuales
Agresión sexual con pluralidad de participes: posibilidad de condena por tipo agravado (art. 180.2) o doble condena como autor y cooperador necesario
Agravación por especial vulnerabilidad de la víctima
A pesar de los trece años de la víctima su respuesta ante la agresión fue contundente, lo que borra cualquier vislumbre de especial vulnerabilidad
El acusado buscaba víctimas especialmente vulnerables y las agredía sexualmente en el interior de ascensores, esa situación integra por sí misma la especial vulnerabilidad del subtipo del art. 180.1.3 CP
La sola vulnerabilidad de la víctima no comporta intimidación
Responsabilidad civil derivada de delito sexual
La cantidad de 30.000 € fijada de indemnización por los abusos sexuales dilatados en el tiempo a la menor por el acusado, marido de su hermana, se considera ajustada por el daño psíquico causado
El daño moral no es preciso que se concrete en determinadas alteraciones patológicas o psicológicas, es suficiente el menoscabo de la dignidad que resulta de la importancia del bien jurídico protegido: la indemnidad sexual de los menores
No es necesario concretar el daño moral derivado de la agresión sexual en los hechos probados, que resulta de la importancia del bien jurídico protegido y la gravedad de la acción
El daño moral acoge el "precio del dolor" o sufrimiento, pesar, amargura y tristeza que el delito origina, sin necesidad de ser acreditado cuando fluye lógicamente de un suceso como es la agresión sexual

  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido