El delito de acoso laboral

El delito de acoso laboral

Autor: Departamento Jurídico de Sepín Penal

Publicación: 12 / 2021

ISBN: 978-84-1333-901-6

Editorial: SEPIN

Referencia: 6872

Precio: 20

+21% de IVA

AÑADIR AL CARRITO 

Acceso On·Line
Doctrina
Torturas y otros delitos contra la integridad moral: Comentario del artículo 173 del Código Penal
La inconstitucional desprotección administrativa de la mujer-víctima de hechos delictivos e ilícitos de acoso sexual, acoso laboral o trato vejatorio y degradante, cometidos por su superior jerárquico funcionario público
La respuesta penal frente al acoso laboral o "mobbing"
Los nuevos delitos de acoso laboral y acoso inmobiliario
Documentos recomendados
La protección de datos como garantía en las políticas de prevención del acoso: recomendaciones de la AEPD
Protocolo de actuación frente al acoso y violencia en el trabajo, al acoso sexual, al acoso por razón de género o de sexo, al acoso discriminatorio y al acoso moral o psicológico en el Ministerio Fiscal
Implantación de Planes de Igualdad en organizaciones laborales: Acoso sexual y acoso por razón de sexo en el ámbito laboral. Servicio de apoyo al diseño y ejecución de Planes de Igualdad en las empresas.
Implantación de Planes de Igualdad en organizaciones laborales: Salud laboral. Servicio de apoyo al diseño y ejecución de Planes de Igualdad en las empresas.
Legislación
Resolución de 8 de mayo de 2019, por la que se establece el protocolo de actuación ante situaciones de acoso en el entorno laboral de la Administración Pública de la Comunidad Autónoma de Canarias
Acuerdo de 28 de enero de 2016, de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial, por el que se publica el Protocolo de actuación frente al acoso sexual, al acoso por razón de sexo, al acoso discriminatorio, y frente a todas las formas de acoso y violencia en la Carrera Judicial
Consultas
¿El hostigamiento de un compañero de trabajo puede considerarse acoso laboral?
Daños y perjuicios por acoso laboral. Posible delito de acusación y denuncia falsa
Jurisprudencia Comentada
Acoso laboral o mobbing
Jurisprudencia y Resoluciones
Requisitos del acoso
Relación de superioridad
Resulta probado el acoso laboral: el acusado, jefe directo de la víctima, actuó a sabiendas de la inestabilidad psicológica de esta y del impacto emocional que supondría obligarla a desempeñar tareas impropias de su estatus laboral
La situación de subordinación de la víctima con respecto al acusado que era su jefe que queda probada por la declaración del testigo confirman el moobing o acoso laboral imputado
El recurrente pretendió hacer ver que todo fue consecuencia de la incompetencia del querellante y de sus avatares y no del acoso laboral al que lo sometió desde su posición de alcalde
La práctica desconsiderada, grosera, maleducada e irrespetuosa del superior con sus subordinados por más de un año no puede desligarse del mobbing
El encargado del hotel incurrió en mobbing, causando la baja laboral y consecuencias psíquicas en la víctima; durante dos meses tuvo especial empeño en desacreditarle y vejarle de forma sistemática
Delito contra la integridad moral en el ámbito laboral; el acusado, Regidor de la localidad, favoreció un clima nocivo para con la integridad psíquica de la víctima en el ámbito de su trabajo como Arquitecto Municipal
Gravedad del acoso
La expresión "grave acoso" utilizada en la sentencia no describe la conducta del acusado sino las conductas que podían constituir el acoso laboral, no quedando sin contenido la condena por la supresión de la expresión citada
Un solo acto de humillación de especial significación puede llenar las exigencias del ilícito en base a la intensidad degradante que proyecte sobre la víctima
Actos hostiles o humillantes reiterados
El acusado, como superior, dispensó a la víctima un continuo trato vejatorio con descalificaciones y humillaciones constantes que hacían irrespirable trabajar provocando en ella un trastorno depresivo mayor y otro de estrés postraumático
Los actos de hostigamiento y degradación llevados a cabo por el alcalde hacia la denunciante son constitutivos del delito de acoso laboral en concurso con delito de lesiones psíquicas, que requirieron tratamiento médico
Las expresiones vertidas por el encargado a la empleada tales como inútil, gocha, imbécil, no vales para nada, así como su burla y risas cuando aquella reaccionaba llorando no dejan espacio para la duda del acoso a la que la sometía
La reiteración de transgresiones contra la dignidad del ser humano, aunque sean de una entidad levísima, menoscaba la integridad moral del trabajador
Supone acoso laboral que durante el tiempo que la víctima trabajaba, el acusado, su superior, delante de los clientes, le dirigiera expresiones como "eres una gocha, una hija de puta, guarra, ladrona...", levantándole la mano en una ocasión
Queda acreditado que cuando la víctima trabajaba en la estación de servicio, el acusado, su jefe, le insultaba, humillaba y se burlaba de ella delante de los demás de forma vejatoria; así lo acreditan los testigos en el plenario
No hay acoso
No hay superioridad jerárquica
No solo no se ha acreditado la condición de superiores jerárquicos de los acusados para calificar como acoso laboral, sino que de los hechos probados no se deduce que trataran de hostigar o humillar a la denunciante
Conductas no graves
Los actos llevados a cabo por el acusado sobre la subordinada no tienen la calificación de "grave acoso", aunque han contribuido a un ambiente laboral tenso y han tenido consecuencias para la querellante
No constituyen ilícitos penales unos reproches de alguien acusando de incompetencia a otra persona sin otros elementos amenazantes ni transgresores de derechos que conforman tipos penales
De comportamientos como estar semidesnudo ante la denunciante o frotar contra su piel objetos que ella utilizaría no puede inferirse un trato hostil o humillante que pueda calificarse como grave a los efectos del tipo penal del acoso laboral
No ha quedado debidamente acreditado ni plenamente probado que los cambios de ubicación del despacho físico del funcionario hayan sido promovidos por su superior en detrimento de la integridad moral de aquel
Los hechos probados no deducen acoso laboral; no se vislumbra una situación de hostigamiento y grave humillación que trascendiera de alguna grosería o expresión desafortunada hacia la empleada
Ausencia de gravedad en el acoso; del tenor de los hechos probados es posible inferir un ambiente de trabajo tormentoso que viene influido por las relaciones interpersonales entre las partes, insuficiente para integrar la tipicidad del art. 173 CP
Las actitudes denunciadas que la denunciante califica como "ninguneo", aunque se dieran por probadas, no constituirían acoso laboral
Pruebas
Las declaraciones practicadas a los compañeros de la víctima, la declaración de esta y los informes médicos, prueban la relación entre el trato vejatorio, humillante y constante y el trastorno psicológico
Las fotografías y grabaciones obtenidas por la denunciante carecen de validez como prueba de cargo del presunto acoso laboral, pues fueron obtenidas en el domicilio del acusado sin su conocimiento ni consentimiento
El trauma que pueda coexistir en una relación laboral para su tratamiento punitivo necesita su acreditación más allá de la mera alegación de la existencia de un clima de hostilidad
La presencia de lesiones en el denunciante justifica su padecimiento, pero no aporta luz al esclarecimiento de los hechos respecto al acoso laboral que se denuncia
Por sí solo, el informe médico en el que se esboza la alteración psicológica de la denunciante no es elemento suficiente que acredite la situación de acoso laboral denunciada
Lesiones psíquicas derivadas del acoso
Se acredita que las lesiones psíquicas y el síndrome por estrés postraumático, derivado del acoso laboral, provocaron en el trabajador una situación de incapacidad para sus ocupaciones habituales durante el tiempo por el que se fija la indemnización
El trauma de la víctima que resulta probado por las periciales forenses, y la secuela por trastornos neuróticos, permiten la condena por el delito de lesiones psíquicas
Las lesiones que sufre el querellante a causa del acoso laboral exceden del menoscabo a la integridad moral para establecerse como una grave afección de la salud

El delito de acoso laboral o mobbing se encuentra regulado en los delitos contra la integridad moral, en el art. 173.1 CP y castiga a quienes "en el ámbito de cualquier relación laboral o funcionarial y prevaliéndose de su relación de superioridad, realicen contra otro de forma reiterada actos hostiles o humillantes que, sin llegar a constituir trato degradante, supongan grave acoso contra la víctima." ¿Qué requisitos deben darse para que se califiquen los actos hostiles como acoso laboral? ¿Es necesario que se den siempre de manera reiterada? ¿Cómo puede probarse este delito? Estas y otras cuestiones tienen respuesta en esta práctica guía temática que cuenta con la opinión de nuestros expertos y las resoluciones judiciales más recientes.


  El usuario / contraseña no es válido
  El usuario / contraseña no es válido